Dron al rescate

Durante el segundo trimestre, los estudiantes de 3º de la ESO de SEK-Alborán han estado desarrollando, en la asignatura de Diseño, un proyecto cuyo objetivo ha consistido en la comprensión de cómo los drones nos resultan de utilidad en situaciones en la que la vida de los seres vivos está en peligro.

El proyecto se enmarca principalmente en el tercer ODS,Salud y bienestar”, aunque algunos estudiantes han optado por fundamentar su propuesta en otros objetivos, como el ODS 13, “Acción contra el clima”, y el ODS 15, “Vida de ecosistemas terrestres”.

Su propuesta ha comenzado comprendiendo la necesidad de contar con sistemas que nos permitan actuar en situaciones de riesgo donde, con otros medios, no sería posible atenderla, o al menos no con la eficacia que estas situaciones requieren. Por ello, su planteamiento se debía basar en comprender las posibilidades que nos proporcionan los vehículos aéreos no tripulados (drones).

A continuación, tras analizar sistemas ya existentes y prototipos procedentes de diversas entidades, todo realizado mediante la aplicación de análisis DAFO, se pudo profundizar más en las características con las que debe contar estos vehículos, y que los transforman de recursos utilizados para el ocio o la cinematografía, a sistemas que nos permiten sustituir o acompañar las actuaciones de socorrismo o estudio de situaciones de riesgo.

Por otro lado, este análisis también les permitió entender que toda propuesta cuenta con aspectos negativos que se han de considerar, especialmente para que proyectos futuros, fundamentados en estas realidades, puedan verse mejorados con las actualizaciones que se realicen sobre las mismas, permitiendo conseguir propuestas mejor elaboradas.

Necesario para conseguir una mayor comprensión de las dificultades existentes en el manejo de estos vehículos ha sido la experimentación con drones durante las sesiones, para poder comprender de primera mano la realidad que nos encontramos con estos sistemas, especialmente si estos se utilizan en situaciones en las que existen múltiples dificultades en los que este tipo de tecnología podrían encontrarse, como podría ser la actuación en zonas boscosas, terrenos irregulares o actuaciones en casos de donde las condiciones lumínicas nos dificulten el manejo de los mismos.

Los vehículos con los que los diferentes equipos han experimentado han sido los drones Airblock, cuya ventaja con la que hemos contado ha sido la posibilidad de adaptarlos a diferentes circunstancias, como podría ser modificar su estructura o incluso utilizar un sistema que cambiase su actuación de un contexto aéreo a uno terrenal. Gracias a ello, también han podido comprender la viabilidad de estos sistemas en entornos donde el espacio brilla por su escasez y donde circunstancias como las corrientes de aire o una estructura mal diseñada podría impedir que este dron actuase tal y como se espera.

Finalmente, como culminación del proyecto, los estudiantes han tenido que rediseñar y modelar sus propuestas dentro de un entorno 3D, lo que les ha permitido entender mejor cómo puede ser la estructuración de esta tecnología, cuidando los detalles tanto estéticos (necesidad de contar con sistemas de visibilidad: colores llamativos, luces de detección), así como el resto del equipamiento (tipos de sensores y complementos necesarios para poder actuar en la situación para la que se encuentra destinado su uso principal).

Contemplando la posibilidad de que estas propuestas contasen con versatilidad, estos han debido contar con su correspondiente uso alternativo, no debiendo estar necesariamente conectado con el objetivo de este proyecto, sino que atendiendo a sus características, este podría ser utilizado para otro fin a su elección.

A continuación se muestra alguna de las evidencias obtenidas de los informes que han desarrollado algunos de los estudiantes durante el desarrollo de este proyecto:

 

 

Los comentarios están cerrados.