Un equipo de alumnos de SEK-Alborán gana el premio ACG Saturnino Leguizamón a la creatividad

El pasado viernes, 23 de abril, tuvo lugar la final del VI Concurso de videojuegos impulsado por la Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Almería, un evento enmarcado dentro de la I Feria de la Ciencia de Almería. Este concurso persigue entre sus objetivos contribuir al fomento del desarrollo de habilidades transversales en los estudiantes, tales como habilidades en el uso de las TIC, la comunicación oral y escrita, el sentido crítico y la capacidad para trabajar en equipo, entre otras.

Tutorados por el profesor de Diseño, Daniel Oliva, el Equipo Gatos obtuvo el Premio ACG Saturnino Leguizamón a la creatividad. Este equipo, compuesto por Begoña López, José David Navarro y Adrián Suárez, estudiantes de 1º de la ESO, desarrolló una original propuesta de un juego de plataformas colaborativo denominado “Not about size”, en el cual dos jugadores deben trabajar y cooperar para poder superar los niveles, necesitando para ello modificar sus tamaños para evitar los obstáculos.

Además, desde SEK-Alborán hemos contado también con otros dos equipos finalistas en este concurso. El primero de estos se trata de el Equipo Uva, compuesto por Eduardo Zapata, Juan Damián Montes y Cayetano Velásquez, estudiantes de 1º de la ESO, que lanzaron una interesante propuesta denominada “En búsqueda de la vacuna, una aventura inolvidable”, en la que debes controlar al agente Uva para conseguir sobrepasar los obstáculos que te encontrarás a lo largo de distintos niveles, con el objetivo de llegar hasta el doctor y recuperar la vacuna.

Por otro lado, el equipo SEK Gaming, formado por Rubén García, Álvaro Zapata y Santos Rubí, estudiantes de 3º de la ESO, crearon un juego formato arcade que nos recuerda a los clásicos juegos de naves. Denominado “Interstellar battle”, este juego nos lleva a un mundo en el que el jugador debe pilotar una nave para destruir a los enemigos y conseguir llegar a un jefe final y derrotarlo en sus dos fases.

Sin duda alguna, los tres equipos se llevan un buen sabor de boca con esta experiencia. Han podido participar en equipo con un proyecto en común y compartir gustos y preferencias en torno al pensamiento computacional.

Los comentarios están cerrados.